Blog de Laudato Si

Blog en construcción

Este blog lo he creado para compartir mis análisis y reflexiones a partir de la encíclica Laudato Si del papa Francisco. Para comenzar…(sigue en la Introducción)

Impunidad y Resistencia: De Acteal a Standing Rock

Escrito por Laudatosi 28-12-2016 en Enlaces externos. Comentarios (0)

La Jornada: Impunidad y resistencia


La Declaración Universal de Derechos Humanos y el retorno del nazismo

Escrito por Laudatosi 10-12-2016 en Enlaces externos. Comentarios (0)

Una versión más breve sobre este tema se puede encontrar en La Jornada en: La Declaración Universal de Derechos Humanos

El momento México de la Declaración Universal de Derechos Humanos

(o La Declaración Universal de Derechos Humanos y el retorno del nazismo)

El proceso de elaboración de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que el 10 de diciembre cumple 68 años de haber sido aprobada y proclamada por la Asamblea General de la ONU, tuvo un momento crítico en la II Conferencia Internacional de la UNESCO que se realizó en la ciudad de México en noviembre de 1947. El papel de México fue más como escenario y anfitrión pero vale la pena echar un vistazo a lo que se dijo aquí, no sólo por el interés histórico sino por la trascendencia actual.

La redacción de la declaración fue confiada por las Naciones Unidas al Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) que creó en junio de 1946 la Comisión de Derechos Humanos, comisión que a su vez nombró un comité redactor de 8 personas encabezadas por Eleanor Roosevelt; a la UNESCO se le encomendó paralelamente, la tarea de elaborar la fundamentación filosófica de la declaración. La II Conferencia Internacional de la UNESCO tuvo lugar en la ciudad de México a principios del mes de noviembre de 1947. Fue ahí donde se destrabó el proceso de la Declaración Universal, donde se redefinieron con precisión su alcance, sus límites y los desafíos para el futuro y donde en definitiva se le dio el impulso final.

La tarea encomendada a la UNESCO resultó, como era previsible, más difícil que la encomendada al ECOSOC. Ya era bastante difícil que personas de orientaciones políticas contrapuestas, de diferentes credos religiosos o filosofías, de tradiciones culturales apartadas por océanos de espacio y tiempo se pusieran de acuerdo en una lista de derechos humanos básicos y comunes a toda la humanidad. Pero a pesar de la enorme dificultad esta tarea se logró. Mas lo que resultaba literalmente imposible era ponerse de acuerdo en cuáles eran los fundamentos filosóficos de esa lista. Como comentó uno de los redactores: “estamos de acuerdo mientras no nos pregunten por qué[1].

Ése era el estado de la cuestión cuando la UNESCO sesionó en México y el delegado de Francia, el filósofo católico Jacques Maritain, inauguró la conferencia con un discurso precisamente sobre “Las posibilidades de cooperación en un mundo dividido”[2]. La solución propuesta por Maritain al obstáculo que enfrentaba la UNESCO fue: si no nos podemos poner de acuerdo sobre el por qué, dejemos el por qué para otra ocasión. No parece que hiciera falta gran ciencia para proponer esa respuesta, hasta parecería uno de esos acertijos de broma donde la respuesta está en la pregunta, como aquella que inquiere sobre el color era el caballo blanco de Napoleón? Sin embargo en torno a este punto había demasiadas expectativas u objeciones; muchos, bajo la influencia del director general de la UNESCO, Julián Huxley, de orientación más científica que filosófica, se inclinaban por olvidarse del asunto de los derechos humanos y dedicarse más bien a recoger estadísticas y a proponer programas de apoyo a las necesidades materiales más elementales[3]. Pero como que no podían simplemente quedar en el aire cuestiones relativas a la naturaleza de los derechos humanos, a la forma cómo se conocen, a su vinculación o no vinculación con una filosofía iusnaturalista, a su jerarquización y a sus relaciones recíprocas, a la forma de llevarlos a la práctica, cuestiones todas sobre las que podían escribirse libros y más libros. De hecho Maritain había escrito esos libros, por lo que su presencia ahí, que tenía algo de fortuita, parecería más bien providencial. Con sus planteamientos dejó satisfechos a los delegados y, lo más importante, enmarcó la cuestión de tal manera que más que quitarles una tarea burocrática les encomendó una misión trascendente.

Las historias de los derechos humanos suelen explayarse sobre sus diversos antecedentes u orígenes, desde las teorías del contrato social, los debates sobre el iusnaturalismo, la declaraciones de las revoluciones del siglo XIX, hasta la Carta Magna, la ley natural de los filósofos aristotélicos y los equivalentes en las culturas no occidentales, pero apenas mencionan de pasada el momento histórico en el que se fraguó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Sin embargo el significado de ese momento, apenas terminada la Segunda Guerra Mundial, es de capital importancia para entender el significado y la trascendencia de la declaración. Es un hecho comprobado una y otra vez que los momentos de más graves violaciones de derechos humanos son simultáneamente los momentos en los que la humanidad adquiere una conciencia más aguda de ellos[4]. La Declaración Universal de los Derechos Humanos se promulgó como una respuesta a los horrores del nazismo. Pero no era nada más el pasado lo que tenían en la mira los redactores. El pasado inmediato y el futuro inmediato se fundían en un presente lleno de angustias y premoniciones. Los pueblos de la tierra no habían salido de las tinieblas de la guerra contra Alemania cuando ya se cernían sobre ellos los nubarrones de una nueva guerra (entre los EU y la URSS) que amenazaba ser aún más terrible por el terror nuclear revelado apenas un par de años atrás en Hiroshima y Nagasaki. Una declaración conjunta sobre los derechos humanos era una de las pocas- y además frágiles- esperanzas para conservar la paz.

Maritain había visto con absoluta lucidez los dos caminos divergentes que se abrían ante el mundo, en particular ante aquella porción del mundo autodenominada mundo libre, después de la derrota del nazismo: o prolongaba en la paz la cooperación con el mundo comunista que había permitido esa victoria o, derrotado militarmente el nazismo se volvía contra su antiguo aliado, la URSS y contra todos los que pudieran etiquetarse como comunistas. El primer camino estaba erizado de dificultades, la coexistencia pacífica con los comunistas no sería fácil, pero era el único camino hacia la paz. Para emprenderlo era necesario, además de reconocer el enorme sacrificio de sangre que había costado al pueblo ruso detener el avance oriental de Alemania, encontrar puntos prácticos de acuerdo más allá de las innegables-e insuperables- diferencias ideológicas. De ahí la importancia de algo como la declaración de los derechos humanos. El otro camino, era el camino de una nueva guerra, era el camino que incluso ya parecía inevitable en esos momentos. Maritain recogió con dramático realismo la situación del momento para increpar a los reunidos en la ciudad de México:

“Nuestra Conferencia se reúne en un momento particularmente grave de la historia del mundo; en un momento en que nos hallamos ante crecientes tensiones y antagonismos internacionales, cuyos peligros no podemos ignorar, y cuando vastos sectores de la opinión pública están a punto de caer víctimas de la obsesión del espectro de la catástrofe de la catástrofe y de la guerra que es inevitable. La angustia de los pueblos estalla como las olas al romper en todas las riberas”.

Y los exhortaba:

“¿No deberán, aquellos que están dedicados a las obras del espíritu y que sienten la responsabilidad de su misión… repudiar la muerte y la desdicha que, a pesar de una extraña y aparente pasividad más se asemeja a la desesperación que a la fortaleza del alma, y que conmueve las más recónditas profundidades de la conciencia humana? ¿No habrán de proclamar que resignarse al desastre es la peor de las locuras? ¿Qué el miedo y los reflejos engendrados por el miedo, si nos entregamos a ellos, atraen los peligros más temidos?... ¿No deberán, aunque sólo sea por el honor del género humano, apelar a la conciencia de la humanidad, que debe despertar, y de la que depende todo el resultado de esta lucha contra un suicidio colectivo y el establecimiento real de la paz?”[5]

Unos años antes de la Conferencia de la UNESCO, todavía en medio de la guerra y con su país todavía bajo la bota nazi, Maritain había escrito desde su exilio en Estados Unidos anticipando el dilema en el que se encontraría el mundo tras derrotar militarmente al nazismo. Apuntaba que, en efecto, esa victoria sería militar, pero sólo militar, que hacía falta ir a las raíces del nazismo y de lo que había provocado la guerra. Y añadía algo que resultó una profecía, de la que hoy, más de medio siglo después, estamos viendo el desarrollo de las últimas consecuencias: Negarse a la reconciliación con los comunistas y perseguir en cambio el camino de la confrontación de fuerza contra ellos, implicaba invocar el auxilio de “los demonios de la Alemania racista[6]” y así, “después de haber vencido militarmente al fascismo y al nazismo, se arriesgaría a ser moralmente vencida por sus sucedáneos”[7].

No hace falta preguntarse cuál de los dos caminos escogió el mundo pues es evidente. En su discurso en México Maritain reconoció que ya en esos momentos había menos esperanzas “que inmediatamente después de obtener la victoria”. El mundo libre encabezado y azuzado por los EU eligió el camino de la confrontación, abriendo paso a la tercera guerra mundial que, aunque milagrosamente no llegó (o ¿no ha llegado?) a la confrontación nuclear, quedándose en “guerra fría”, pisoteó y sigue pisoteando las esperanzas de paz. Y, como lo previó Maritain, cuando uno invoca a los demonios los demonios acuden. No es que hayan aparecido hasta ahora. América Latina y los pueblos que luchaban por su descolonización los experimentaron desde el primer momento: Estados Unidos que para la Europa oprimida por el nazismo se presentaba con el rostro del libertador, para aquellos llevaba el rostro del opresor; no sólo sus métodos de represión sino incluso en ocasiones hasta sus aliados de carne y hueso (como en Argentina, Chile y Paraguay) eran la viva imagen de los nazis supuestamente derrotados del otro lado del Atlántico (por cierto aun cuando ya habían transcurrido décadas de esta realidad equívoca Juan Pablo II fue incapaz de descifrarla en Nicaragua y, de hecho, en toda América Latina). Mas volviendo a los demonios invocados para combatir el comunismo, a los EU (y también a los países europeos)  les sucedió lo que a todos los que hacen pacto con el diablo, creen que lo pueden mantener a distancia hasta que un día se les aparece en su propia casa y les enseña su verdadero rostro: Economía en manos de las corporaciones; política y seguridad interior en manos de los militares, el racismo como ideología y la designación de un pueblo vulnerable como chivo expiatorio.

Habiendo el mundo completado virtualmente el círculo completo, las palabras escritas o pronunciadas por Maritain hace más de medio siglo, resuenan como si las hubiera dicho ayer:

“La grande y terrible guerra que acaba de terminar fue hecha posible por la negación del ideal democrático de la dignidad y la igualdad y del respeto por la persona humana, y por la voluntad de sustituir tal ideal – haciendo valederos la ignorancia y los prejuicios – por el dogma de la desigualdad de las razas y de los hombres.”[8]

“A falta de algo mejor, la Declaración de Derechos Humanos es una promesa para los explotados y oprimidos de toda la tierra, el principio de los cambios que el mundo necesita”.[9]

 


[1]Este comentario lo retoma Jacques Maritain al comienzo de la Introducción que escribió para la memoria de las consultas realizadas por la UNESCO sobre el tema de los derechos humanos: Human Rights. Comments and interpretations. A symposium edited by UNESCO. París, Julio de 1948. Se puede encontrar en <unesdoc.unesco.org/images/0015/001550/155042eb.pdf>

[2]Posibilidades de cooperación en un mundo dividido. Mensaje inaugural a la II Conferencia Internacional de la UNESCO. 6 de noviembre de 1947. Publicada como el Cap. XIII en Maritain, Jacques, El alcance de la razón. Emecé Editores, Buenos Aires 1959.

[3]De hecho, Julián Huxley, hermano del novelista Aldous Huxley y heredero de una notable tradición de estudios científicos en la línea del evolucionismo darwiniano, no estaba exento de la tentación de aplicar el darwinismo a la sociedad. Al parecer antes de la guerra había sido un entusiasta promotor de la eugenesia, pseudociencia que creía en la posibilidad de la selección biológica de los más aptos,  y que quedó temporalmente desacreditada durante la guerra por la cercanía de sus tesis con las del racismo hitleriano.  Ciertamente no hay ni qué comparar la “calidad” moral de Hitler con la de un personaje tan universalmente respetado y estimado como Sir Julian Huxley, pero eso mismo es un indicador de que, en el nivel de las ideas por lo pronto,  el abismo que separaba a unos de otros no era tan grande como hubieran querido pensar las buenas gentes “defensoras del mundo libre”. De cualquier manera emitimos un suspiro de alivio por el hecho providencial de que alguien como Maritain haya estado ahí para impulsar la UNESCO más en la dirección de defender la dignidad y la igualdad humanas que en la de convertirse en un grupo de élite que, desde las alturas, recababan estadísticas y preparaban programas de racismo light para ‘mejorar’ a los de abajo. 

[4]Ver: Maritain, Human Rights op.cit. pag IX

[5]Posibilidades de cooperación, op.cit. pag. 274 y 275

[6]Jacques Maritain. Cristianismo y Democracia. Editorial La Pléyade. Buenos Aires, Argentina, 1971. pag. 95

[7] Ibid. pag. 12

[8]Declaración de Principios de la UNESCO contenida en el preámbulo redactado en la Conferencia de Londres, citada por Maritain en Posibilidades de cooperación, op.cit. pag. 287

[9]Maritain, Human Rights op. cit. pag IX.


Los mexicanos, chivos expiatorios de Trump

Escrito por Laudatosi 10-12-2016 en Enlaces externos. Comentarios (0)

La Jornada: Los mexicanos, chivos expiatorios de Trump